Magazine Kinesico | El Primer Portal para el profesional Kinesiologo, Fisiatra y Fisioterapeuta

Detalle del Artículo

Lumbalgias: Tratamiento Osteopático vs. Ortodoxo

Resumen
El presente trabajo realiza una comparación en cuanto a las diferenclas que existen en una evaluación Ortodoxa y una evaluación Osteopática de un mismo caso clínico sobre un paciente que padece de Lumbalgia.
El trabajo monográfico se dividirá en tres partes; en la primera parte se explicará el marco teórico correspondiente a los fundamentos generales de la patología de base, "Lumbalgia" junto a su descripción anátomo fisiológico y su clínica.
En la segúnda parte se describirá la Actividad Kinesiológica realizada sobre la base de una evaluación con un enfoque ortodoxo y a otra evaluación con un enfoque Osteopático. Posteriormente, su planteará el tratamiento detallando el trabajo kinésico.

Introducción
Se define a la "Lumbalgla" como dolor que se establece en la región lumbar, a veces central y en otras ocasiones paravertebral, unilateral o bilateral.
El dolor puede extenderse hacla la región dorsal inferior y más frecuentemente hacla el sacro y a ambas regiones sacroilíacas. Se acompaña de limitación más o menos acentuada de los movimientos de esa zona y se las disungue en agudas, crónicas y recidivantes.
Es difícil precisar su etiología pero existen puntos de referencla en el intento de establecer la etiología. Estos son:
a) El dolor lumbar puede ser ocasionado por afecciones de la columna vertebral que tienen una traducción radiológica precisa, como espondilolistesis, espina bífida oculta, sacralización, etc.
b) En algunas afecciones las imágenes radiológicas en la columna aparecen tardíamente en relación con la sintomatología dolorosa como ocurre en: Tuberculosis, metástasis de tumores, osteomielitis, etc.
c) En pacientes que han sufrido traumatismos graves, resulta claro la asoclación de lumbalglas con fracturas o lesiónes articulares.
d) Las lesiónes a nivel del disco intervertebral son responsables de la gran mayoría de las lumbalglas (por esfuerzo) un movimiento brusco o desmedido provoca la lesión de las fibras posteriores del anillo fibroso del disco y las terminaciones sensitivas de la zona son irritadas.
e) En algunas lumbalglas leves por esfuerzo, se puede considerar la posible distensión o rotura de ligamentos interespinosos, fibras tendinosas o musculares y los mecanismos de esguince a nivel de las articulaciones apofisarlas.
f) Patologías viscerales (urinarlas; peritoneal, ginecológicas; etc.) que en algún momento de su evolución se manifiesta por lumbalglas.

Clasificación: solo tiene por objeto enumerar y agrupar con cierta lógica a la mayoría de las afecciones que en algún momento de su evolución pueden manifestarse por lumbalglas:
A. De origen osteoarticular
a) Congénito: espina bífida, hemivértebra, espondilolisis y olistesis
b) Del desarrollo: cifosis, escoliosis, osteoporosis senil
c) Traumático: contusión, esguince, fracturas, luxación
d) Degengerativos: espondiloartropatías
e) Infecciosos: tuberculosis, osteomielitis, brucelosis
f) Tumoral: primitivo, metastásico
B. Por esfuerzo: discopatías, lesiónes articulares, ligamentarlas y musculares
C. De origen estático: hiperlordosis compensadora, discrepancla longitud miembros inferiores, pie plano
D. De origen neurológico: Esclerosis en placa, Tabes, Siringomiella
E. De origen visceral: urinario, digestivo, ginecológico, peritoneal

Evaluación del pcte con lumbalgla (ver tabla 1)
Caracteristicas de Evaluación Evaluación Evaluación Ortodoxa Evaluación Ostcopitica
Observación del pcte. En forma local En forma general
Tiene en cuenta fascias No Si
Tratamiento Local General
Ejercitación Si No
Fisioterapia
Técnicas Manuales
Si
Si
No
Si
Busca el origen 1rio. No Si
1) Enfoque Ortodoxo:
La columna lumbar conduce a la cola de caballo hacla la extremidad inferior y proporciona movilidad al dorso. También da apoyo a la porción superior del cuerpo y transmite el peso hacla la pelvis y extremidades inferiores. La columna lumbar, como no tiene costillas insertadas cuenta con unos arcos de movilidad relativamente amplios.

Historla clínica:
Es de interés considerar, en primer término diferentes puntos:
Edad: el caso más frecuente es el del adulto joven con buen estado de salud, cuyo padecimiento se ha iniclado al realizar un esfuerzo, es por ello que se puede vincular el origen de la lumbalgla a una lesión del disco intervertebral ya sea a nivel ligamentario o muscular.
En un paciente mayor de ó0 años, podemos pensar en la posibilidad de metástasis de un tumor maligno, en una fractura por osteoporosis o en una espondiloartrosis cuyos cambios degenerativos pudieron producir una espondilolistesis de la tercera o cuarta vértebra lumbar.
Cuando el afectado de lumbalgla es un niño de entre 7 y 15 años pensaremos en una espondilolistesis de origen congénito, sin descartar la posibilidad de un traumatismo o una Tuberculosis.
Estado general del paciente: la lumbalgla por esfuerzo ocurre en jóvenes en excelente estado de salud. El adelgazamiento y desmejoramiento general son propios de una neoplasla. Si el paciente curse con fiebre, puede ser manifestación de Tuberculosis o de una infección inespecífica a nivel de la columna lumbar.
Forma de comienzo: la lumbalgla por esfuerzo se inicla generalmente en forma brusca; el paciente queda semidoblado por el dolor.
En otras ocasiones comienza en forma lenta casi inadvertida o con sensación de cansancio lumbar. Los días de mayor actividad se exagera; ocurre en oficinistas que pasan muchas horas del pie sentado frente a su computadora. Este comienzo caracteriza a las lumbalglas del adulto provocadas por vértebras de transición, Hiperlordosis lumbar, artrosis de las apófisis articulares entre la 4ta. y la 5ta. vértebra lumbar o escoliosis de tipo leve o moderadas.
Alternativas del dolor: el dolor de tipo distal; que es mecánico; calma con el reposo en decúbito dorsal y se exagera con el movimiento y con los esfuerzos (tos, estornudos, defecación. etc.)

Inspección:
El paciente debe ser examinado desnudo y descalzo. La inspección comienza cuando; sin que el paciente lo advierta, observamos las maniobras y los gestos que realiza el paciente mientras se desviste; los movimientos de sus brazos y manos son lentos y desmedidos, mantiene el tronco encorvado e inmóvil y todas las maniobras tienden a evitar la aparición de su dolor.
Se observa la orientación y curvaturas normales conservadas o alteradas de la columna vertebral. Si existe escoliosis, puede ser homo o contralateral, según la desvlación sea hacla el lado de la lesión o hacla el lado opuesto, en este caso notamos que el tronco superior se ha desplazado hacla un lado, tanto que la plomada que desciende de la protuberancla occipital externa cae por fuera del pliegue interglúteo. Por lo mencionado anteriormente, notamos que el triángulo de la talla (formado por el borde externo del tronco y el borde interno del brazo) aparece asimétrico, con su abertura más amplla del lado inclinado. En algunos pacientes se observa la desaparición de la lordosis fisiológica normal, y en otros se apreclan contracturas de los músculos de las goteras vertebrales. En caso de padecimiento crónico se comprueban atroflas musculares (paravertebrales, glúteos y en miembro inferior correspondiente). El enfermo puede adoptar una actitud defensiva: miembro inferior en mayor o menor grado de flexión con el fin de disminuir el cuadro doloroso causado por la elongación ciática.
Al indicar al paciente que flexione el raquis, éste se desplaza hacla delante y abajo a expenses de la flexión de las caderas y de la cabeza con el cuello; pero la parte del sector lumbosacro permanece plano y rígido.
Cuando a una persona normal, se le pide que apoye en un solo pie, puede observarse que se contrae la musculatura lumbar del lado opuesto, pero en un lumbálgico la contractura muscular zonal persiste sin cambios aun cuando el apoyo corporal cambie reiteradamente de uno a otro pie.
El examen con el paciente sentado en el borde de la camilla y luego acostado en decúbito dorsal lo utilizamos, sobre todo, para excluir el compromiso radicular lumbosacro en el problema actual, lo cual supondría una irradlación de los síntomas a los miembros inferiores. Para ello efectuamos las maniobras y exámenes correspondientes a fin de descartar un sufrimiento radicular desde el punto de vista sensitivo, motor, trófico y reflejo; las maniobras que se realiza serán mencionadas más adelante.
Palpación: Para palpar la columna lumbar debemos sentamos detrás del paciente manteniéndose éste de pie.
La palpación la realizamos presionando suavemente con un dedo sobre cada una de las apófisis espinosas, después colocamos los dedos sobre las crestas ilíacas y todos los reparos óseos de la zona.
Se palpan las regiones lumbar, sacra, sacroilíacas, ilíacas y glúteas en busca de puntos dolorosos (puntos gatillo, nódulos subcutáneos grasos o fibrosíticos, etc.), atroflas musculares o contracturas. Se investiga, también, el dolor a través del nervio ciático y sus ramas (puntos de Valleix), y en masas musculares de muslo y pantorrilla.
Sensibilidad: La exploración neurológica de la columna lumbar incluye la exploración de toda la extremidad inferior, puesto que las alteraciones patológicas de la médula espinal o cola de caballo, coma hernlas de disco, tumores, arrancamiento de raíces nerviosas se manifiestan a menudo en la propla extremidad bajo la forma de alteración de los reflejos, la sensibilidad y el poder muscular.
Se realiza en forma comparativa en ambos miembros interiores. Puede haber o no alteración de la sensibilidad táctil, térmica y dolorosa; zonas de hiperestesla, hipoestesla o anestesla en la región anteroextema de la pierna (S1), parte interna del pie (L5), en periné con distribución en silla de montar (cola de caballo), o cara anterior del muslo (L3), según cual sea la raíz comprometida.
Reflejos: Se investiga el reflejo aquillano y el patelar. Pueden no presentar modificaciones a pesar de existir síndrome lumbociático, o estar disminuido o abolido el patelar en compresiones de la raíz L3 y el aquillano cuando la raíz alterada es S1.
Movilización: La realizamos en forma activa y pasiva. Debido al dolor intenso, puede hallarse limitación de los movimientos o incluso abolición de los mismos. Estas pruebas tienen por objeto reproducir el dolor de dorso y pierna de modo que se identifique su causa. Para lograr esto realizamos un estiramiento de la medula espinal o del nervio ciático con el fin de realizar un dlagnostico diferenclal con una lumbociática.

Maniobras para diferenclar una lumbociática:
a) Lasegue: paciente en decúbito dorsal, el kinesiólogo eleva el miembro inferior extendido del plano de la cama, tomado del tobillo. El signo es positivo si la maniobra despierta dolor en el territorio ciático y se irradla hacla la región lumbar; si ello ocurre después de los 60 grados, el valor del signo es menos significativo. Cuando la maniobra efectuada en el miembro sano despierta dolor en el lado afecto se lo denomina signo de Betcherew.
b) Signo de Neri: al flexionar la cabeza aparece dolor lumbar o ciático.
c) Signo de Purves-Stewart: partiendo de flexión de muslo sobre pelvis y pierna sobre muslo de 90 grados, comienza a extenderse la pierna hasta que aparezca el dolor en el trayecto del ciático. Manteniendo a ese nivel la extensión de la pierna se efectúa flexión dorsal del pie. El signo es positivo si el dolor ciático se acentúa.
d) Signo de Naffziger-Jones: el dolor lumbociático puede ser producido al comprimir las venas yugulares, ya que provoca el aumento de la presión del líquido cefalorraquídeo que actúa sobre la raíz afectada.
e) Exploración de la fuerza muscular: se pide al paciente que realice flexión dorsal del dedo gordo del pie contra resistencla, en caso de lesión de la raíz L5 se comprueba disminución de la fuerza del extensor del dedo gordo. Exploramos luego, los flexores digitales del pie, contra resistencla, observándose disminución de la fuerza si la lesión es en la raíz S1.

2) Enfoque Osteopático:
Fisiología Osteopática: Se opone a la medicina alopática (medicamentos)
Osteopatía: Es el cuerpo teórico de una Medicina, se basa en el arte de tratar las distintas afecciones del organismo por medio de técnicas manuales de tipo terapéuticas. La osteopatía observa a la persona como un todo, considera a la misma como líquido, sólido y gaseoso, no solo como músculo, tendón etc.
El concepto de lesión osteopática se refiere a: la pérdida o restricción de la movilidad entre dos estructuras siempre que no tenga alteración del tejido.
La osteopatía nace en 1892 con Still y se continúa por medio de Suterland quienes consideraban a la osteopatía como el diálogo con los tejidos. Es un proceso global basado en cuatro principios:
a) La estructura gobierna la función: Manera en que las distintas partes del organismo se disponen en relación unas con otras. Por ejemplo, cuando interrogamos al paciente, hacemos hincapié en cómo es su hábito alimenticio, la calidad del mismo, si esta es buena entonces la función será buena. Debemos consultar también sobre los hábitos del descanso, cuanto y como lo hace, si está atravesando algún proyecto, porque la actividad física exagerada es un mal hábito de vida. Debemos observar como es la calidad de la estructura, si esta es mala lo vamos a sentir mediante el contacto con su cuerpo.
b) Globalidad de los procesos: todos los procesos en general son globales. Este principio habla de la globalidad y la relación anatómica del organismo. Esta globalidad está dada por las fascias (tejido conectivo no especializado) cuya función es la de nutrición, sostén, inmunidad, separar estructuras, unir, coordinar y transmitir la actividad rítmica del organismo. Por este principio debemos tener en cuenta la relación a distancia que existe por ejemplo; entre el cráneo y la pelvis que están unidos por la duramadre (tejido conectivo) entonces un golpe en cráneo me puede ocasionar una pubalgia o un trastorno en pelvis o en miembros inferiores.
c) Homeostasis (autocuración): Still habla de la importancia del tejido conectivo, de los procesos de inmunidad. Es importante la calidad de los tejidos ya que toda persona que tenga restricción de movimiento va a tener restricción de los líquidos corporales por lo tanto tendrá mayor probabilidades de tener cualquier patología. Cuando estas estructuras están bien alineadas y funcionando podemos regenerarnos.
d) Ley de la arteria: Esta ley es absoluta de los Osteópatas, ya que habla sobre la buena circulación de líquidos que debemos tener para un buen funcionamiento general.

Test de palpación y tratamiento global:
Lo vamos a utilizar para detectar las distintas restricciones (lesiones) que pueda presentar nuestro paciente que refiere dolor a nivel lumbar (lumbalgia). Objetivos: Apreciar la elasticidad de los tejidos, como se encuentran (dolorosos, irritados, edematizados, etc.); Evaluar los bloqueos articulares, como se encuentran los arcos de movilidad por medio de movimientos secundarios que nosotros mismos imprimimos; Tener una orientación de donde se puede encontrar la lesión primaria (en una víscera, en el tobillo, en la cadera, etc.) y Dar estimulación a !as zonas inhibidas por medio del aumento de estímulos o de la frecuencia.

Método de evaluación y protocolo del tratamiento:
El paciente debe estar cómodo, el ambiente debe ser lo más cálido posible, explicarle que vamos a realizar, por ejemplo evaluar la tensión de la zona por medio del test del resorte: al imprimir un movimiento o presión voy a recibir un movimiento de igual intensidad y calidad pero en sentido opuesto. Si no es así, puede ser que estemos en presencia de una restricción miofacial (vuelve, pero con cierta lentitud)
Lo que realizo estando el paciente en decúbito dorsal es colocar sus pies sobre mis muslos realizando una flexión dorsal. Imprimimos un movimiento que está entre el tope fisiológico y la barrera que percibimos nosotros. En todo momento debemos estar atentos a observar de qué forma responde el paciente, así notaremos como se encuentra la zona, si está contracturada, hipotónica, dolorosa, etc.
Luego tomamos al paciente por los tobillos, estando este en la misma posición (D.D.) y traccionamos hacia nosotros. La tracción es siempre calificada, es decir hasta sentir que la zona se relaja.
Con el paciente en decúbito ventral, colocamos una de nuestras manos sobre la región sacra y la otra a nivel lumbar con la que imprimimos las vibraciones.

Sistema cráneo sacro:
Movimiento involuntario con una frecuencia de 8 a 12 por minuto, este movimiento se produce en la sincondrosis esfenobasilar, desciende por la duramadre hasta el sacro.
Colocamos al paciente en decúbito lateral, nosotros nos ponemos detrás de él y realizamos la palpación do las zonas.
Con nuestro dedo índice palpamos el temporal, con el mayor palpamos el arco cigomático; con el anular palpamos la apófisis mastoides y con el dedo meñique tocamos el occipital. La otra palpación se realiza sobre el sacro.
El movimiento se realiza por la fluctuación del líquido céfalo raquídeo y las pulsaciones que relacionan los movimientos del cráneo con los del sacro.
Al pedir al paciente que flexione la cabeza, produce una dilatación, llevando al occipital a la flexión que imprime un movimiento de flexión del sacro.
Al pedirle ahora un movimiento al paciente de extensión de la cabeza, provocaremos una retracción, llevando al occipital a la extensión, lo que producirá una extensión del sacro.

Evaluación de la movilidad:
Test de las tres esferas: se realiza en lumbalgias, es para percibir la movilidad. Hay tres zonas de unión que son la columna cervical, la columna lumbar y los miembros.
Las zonas de menor movimiento tienen menos lesiones; las zonas de mayor movimiento son compensatorias, traen el dolor pero no son el origen.

Tratamiento:
1) Ortodoxo:
Posición del cuerpo que beneficia la postura: debe evitarse la hiperlordosis lumbar y favorecer todo lo que sea cifosis, para ello se asesora al paciente en como debe sentarse (apoyando las extremidades sobre una plataforma pequeña, de modo tal que entre el tronco y el muslo se forme un ángulo agudo), acostarse (con flexión pasiva de las rodillas sostenidas por almohadas, toándose de las rodillas con ambos brazos en flexión máxima, sobre cama dura), pararse (con leve flexión de cadera y rodillas), caminar cuando hay dolor lumbar (con leve flexión de cadera y rodilla o en esa posición, apoyando los brazos sobre las rodillas;) y como levantar pesos (con flexión de rodillas y cadera.).
Posiciones del cuerpo que agravan la disfunción lumbar: se verifican al levantar ventanas, pesos o niños, en forma inadecuada; al hacer las camas con extensión de rodillas, o en la obesidad y el embarazo. Los tacos altos, la cama blanda y las sillas altas producen el mismo efecto.
Reposo: se indica en casos agudos, cuando todo movimiento es doloroso y hay espasmo muscular e incapacidad. Se trata de inmovilizar total o parcialmente la columna en cifosis. El reposo se gradúa de acuerdo a la menor o mayor movilidad:
Grado 1: decúbito obligado: restricción total de las AVD con corsé de yeso o sin él.
Grado 2: decúbito obligado: restricción parcial de AVD y corsé de yeso.
Grado 3: decúbito optativo: libre desempeño de AVD con corsé de yeso o cutí.
Grado 4: decúbito optativo: libertad en AVD fuera y dentro de la casa con vendaje o corsé de cutí.
Grado 5: decúbito optativo: trabajo liviano con vendaje.
La extensión del reposo depende de que la lesión de partes blandas sea leve, intermedia o severa y vaya unida o no a compromiso de partes óseas. El reposo debe asociarse con la movilización integral.
Termo y Masoterapia: con el objetivo de relajar la musculatura, aumentar la movilidad pasiva y activa del cuerpo y disminuir el dolor. La aplicación debe ser local sobre el área sacrolumbar o dorsolumbar. Se utiliza valor húmedo o seco, obtenido con los medios que existen en el hogar: ducha, almohadilla eléctrica; bolsa de agua caliente, etc.
Al comienzo el tiempo de duración debe ser de 10 a 15 m. y la operación se repite tres veces al día. Es importante aplicarlo en el hogar para poder combinarlo con el reposo. En cuanto al masaje no se requiere de una técnica especial, pero cualquiera sea no debe incrementar el dolor y el objetivo es el de relajar la zona afectada.
Cuando trabajamos en el consultorio utilizamos:
Infrarrojos: En la zona por un tiempo aproximado de 10 minutos. Ultrasonido: Durante 5-7 minutos con 1 Mhz (produce valor)
Onda Corta: Durante 15 a 20 minutos
Ejercicios abdominales: este tipo de movimientos incrementa la presión intraabdominal y, con ello, mejora las condicionar mecánicas del tronco al evitar la hiperlordosis y hacer más factible que el peso se distribuya axialmente en mayor grado sobre la columna anterior, encargada de esa función. Se realizan cuando existe hipotonía abdominal. El paciente desde el decúbito dorsal y con las plantas de los pies apoyadas sobre el suelo, en un comienzo trabadas debajo de la cama a otro mueble para que no se eleven durante el esfuerzo, eleva el tronco hasta unos grados con respecto al suelo. Al inicio de los ejercicios los brazos deben estar extendidos hacia adelante o eventualmente colocados por debajo de los muslos cuando el paciente experimenta mucha dificultad; en la medida en que comienza a fortalecer los músculos abdominales, se puede quitar en un primer paso el sostén de los pies, continuando con los brazos extendidos, hasta que por último estos puedan colocarse a nivel de la nuca con los codos hacia atrás, lo que configura la posición que requiere mayor fuerza de los músculos para flexionar el tronco, manteniendo las plantas de los pies contra el suelo sin moverlas. En el momento de flexión del tronco, debe expulsarse el aire, y, durante el descenso lento del mismo, tomarlo, nuevamente. Los ejercicios se realizan tres veces por día, sumando gradualmente tres, cinco y diez repeticiones. Si al hacer los ejercicios el dolor se incrementa; se deben suspender los mismos y continuar con la práctica de posición adecuada, reposo, valor y masajes. Es señal de que aun existe un espasmo paravertebral intenso o de que esa columna requiere más reposo. Como principio fundamental toda persona que ha sufrido un síndrome de disfunción sacrolumbar debe mantener una o dos sesiones diarias de práctica indicadas con carácter de prevención. Nunca deben realizarse ejercicios para incrementar la fuerza de los músculos paravertebrales, dado que estos trabajan constantemente como antigravitatorios del cuerpo humano, se sobrecargan con el esfuerzo y sufren espasmos muy fácilmente. Por ley neurofisiológica, cuando los músculos agonistas se contraen (abdominales), se relajan los antagonistas (paravertebrales).

2) Osteopático:
Una vez realizada la evaluación general, comenzamos a trabajar sobre las zonas donde notamos las retracciones o restricciones del movimiento. El trabajo que realizamos se basa en aplicar vibraciones en estos puntos, a la vez que se le pregunta al paciente que es lo que siente; si duele o no, si se relaja, etc. y de esta forma logramos que se conecte con el profesional.
En zonas que notamos que hay contractura muscular, aplicamos movimientos largos, (esperando la relajación de la zona). En las que notamos hipotonía, trabajamos estimulando por media de movimientos cortos y rápidos. En zonas dolorosas, aplicamos pequeñas vibraciones.
Para la zona lumbar específicamente, colocamos al paciente en decúbito ventral, colocamos una mano en la región glútea y la otra sobre el borde lateral del tórax y aplicamos vibraciones.
Otra manera de trabajar al paciente, es colocarnos al costado de una hemipelvis para trabajar la otra; cruzamos nuestra mano por encima del paciente y tomamos la pelvis contralateral y traigo hacia mi haciendo el movimiento (vibraciones).
Si notamos una agudización de los síntomas, podemos pensar en que estamos realizando mal la técnica o que no es buen momento para realizarla. En cambio vamos a notar que aparece un dolor como "golpiza" que es normal porque significa que los tejidos están cambiando su elasticidad o su densidad.
Una forma para trabajar zonas con retracciones es por medio de la elongación de fascias. Esta se divide en superficial, tejido conectivo desorganizado; la trabajo en cualquier dirección y en profunda, tejido conectivo longitudinal; la trabajo en un sentido.
Comienzo trabajando en forma global: apoyo una mano sobre la otra en la zona lumbar, descargo el peso de mi cuerpo y movilizo.
Para elongar la fascia superficial: me apoyo con mis manos cruzadas en cualquier dirección y elongo la zona.
Para fascia profunda: hago un poco más de presión, trabajo de afuera hacia adentro, apoyamos los pulgares a los costados de la columna lumbar y deslizo tratando de elongar lo que tenemos por debajo. El tiempo no debe ser menor a los 90 segundos y no superar los 180.

Conclusiones:
Desde el punto de vista del tratamiento, hay 2 enfoques:
1. Local: Se actúa sobre el síntoma. En el lugar, (por ejemplo L3/L4, L4/L5). Este se refiere a los métodos convencionales.
2. Global: Se ve la globalidad del paciente. Se busca la causa, el origen primario. La osteopatía se inclina más a este tipo de tratamiento.
Del trabajo anteriormente expuesto, rescatamos que abordando al paciente con cualquier técnica, siempre y cuando ésta sea utilizada con criterio ético y profesional los resultados han sido favorables en ambos tratamientos. No significa que no se puedan relacionarse uno y otro ni que con uno ortodoxo no podamos "ir más allá" de lo que tenemos enfrente pero en líneas generales esta sería la forma de poder marcar las diferencias que existen entre uno y otro.

Bibliografía
1) Burgener, F. Diagnóstico diferencial radiológico en Ortopedia y Reumatología. Ediciones Mayo, S.A.
2) Cosentino, R.: Raquis. Editorial El Ateneo. Buenos Aires.
3) Fustiñoni. Exploración Semiológica. Buenos Aires.
4) Gardiner, D. Manual de Ejercicios de Rehabilitación. Editorial Jims.
5) Kapandji I.A. Cuadernos de Fisiología articular. Tomo III Tronco y raquis. Editorial Masson
6). Richard. Manual de Osteopatía.
7) Roullier, G. La Práctica de la Osteopatía.
8) Xhardez Yves. Vademécum de Kinesioterapia y de reeducación funcional. Editorial El Ateneo.
Juan Manuel Ferraro
Lic. en Kinesiología y Fisiatría

---
Aviso Importante: Magazine Kinésico no se hace responsable por el contenido de los artículos, haciéndose responsable de las mismas sus respectivos autores.

| Volver a la página anterior |

Diseño y Alojamiento | Martin Iglesias .EU