Magazine Kinesico | El Primer Portal para el profesional Kinesiologo, Fisiatra y Fisioterapeuta

Detalle del Artículo

Dolor, Láser, Acupuntura

Traducción adaptada del capítulo Laser acupuncture -G. David Baxter - del libro Acupuncture and Related Techniques in Physical Therapy - Ed. Churchill Livingstone, 1.997

LASER es la sigla de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation (Amplificación de la Luz por medio de la Emisión Estimulada de Radiación) cuyos principios fueron propuestos, a principios del siglo XX, por Albert Einstein.
El primer LASER operacional fue producido por Theodore Maiman en 1960, sobre la base de un cristal de rubí que producía luz roja visible a 694 nm. Esa década vio el desarrollo de una gama de dispositivos LASER aplicando diferentes materiales, que permitieron la generación de radiación LASER a diversas longitudes de onda. Este nuevo recurso tecnológico rápidamente encontró aplicaciones en una variedad de campos, pero, particularmente, en el de la medicina, donde el potencial para desarrollar aparatos LASER, especialmente como herramienta quirúrgica, fue rápidamente reconocida.
Entre otras muchas, el LASER ha encontrado aplicaciones en oftalmología para soldar retinas desprendidas, como reemplazo de los bisturís metálicos para cirugía plástica y general, y para la remoción de tatuajes y manchas de angioma en dermatología. Esta enumeración no pretende ser exhaustiva sino meramente ilustrativa; de todos modos, todas estas aplicaciones dependen, en mayor o menor grado, de las interacciones termales y ablativas entre la luz y el tejido, generadas por el LASER de alta potencia que producen intensidades incidentes relativamente elevadas (>100 W/cm2).
En contraposición, los aparatos LASER que operan con potencias de salida más bajas (<5 W/cm2), también han encontrado aplicación médica desde los comienzos de la década del ‘70, basados, en su mayoría, en los primeros trabajos del profesor Endre Mester (1985), quien demostró el potencial de tales irradiaciones para estimular ciertos procesos biológicos y por consiguiente la cicatrización de heridas.
Esta fotobioestimulación por LASER, rápidamente encontró aplicación en los tratamientos de varios tipos de heridas abiertas y úlceras en países de Europa del este y la ex-Unión Soviética; para tal terapia, la salida del aparato LASER de helio-neón (He-Ne) fue aplicada sobre la superficie de la herida utilizando un sistema de fibra óptica para exposiciones de radiación de hasta 4 J/cm2.
El uso de aparatos LASER que influyen de tal forma en el tratamiento, han sido llamados “Terapia con LASER de baja tensión” (LILT) (Baxter 1994) o “Terapia con LASER de bajo nivel” (Oshiro & Calderhead 1988), y se difundieron a finales de los 70 y particularmente en los 80 en Europa Occidental, Asia y América (excluyendo EE.UU.), donde, además del uso de unidades He-Ne gaseosas (y por lo tanto algo molestas), pequeñas unidades LASER de diodo que operan en un espectro rojo y casi infrarrojo, fueron rápidamente utilizadas como unidades de terapia.
Aparte de heridas abiertas, las aplicaciones de esta terapia también incluyeron el tratamiento de lesiones en tejidos blandos, afecciones artríticas y el control del dolor en varias etiologías. Además de la aplicación directa del cabezal del diodo a la lesión apropiada (ej. una herida), las unidades terapéuticas han sido aplicadas en otras zonas, tales como las raíces y troncos nerviosos así como en los vasos y ganglios linfáticos.
Además, las unidades LASER han sido aplicadas directamente en puntos de acupuntura o puntos gatillo como una alternativa no-invasiva frente a las agujas de metal, usadas tradicionalmente en acupuntura basados, sobre todo en el trabajo de F. Plog, en Canadá (Baxter, 1989).
En los casos de estudio 1 y 2, que se presentan a continuación, se describe la aplicación del LASER terapéutico, llamado: “acupuntura por LASER” para distinguirla del LILT, la cual se basa especialmente en la fotobioestimulación.

CASO 1
Historia: Mujer, de 48 años de edad, ama de casa; había sido tratada por lesiones musculoesqueléticas, provocados por un accidente de tránsito, las mismas habían dejado como secuela dolores de nuca y hombros y disfunción articular. Además de estos síntomas, se quejaba de tener severas náuseas que llegaban a desencadenar vómitos. Cuando fue atendida por primera vez , la paciente había comenzado a sentirse deprimida y había tomado una prolongada licencia laboral por enfermedad .
Tiempo de evolución 12 meses .
Exámenes complementarios: sin particularidades
Examen físico: evaluación física general y en particular sobre las zonas comprometidas (la nuca, la espalda y los hombros).
Tratamiento: Además del tratamiento convencional de terapia física por los problemas músculo esqueléticos, se trataron sus nauseas con acupuntura LASER en el punto 6PC , con una longitud de onda de 830 nm y una potencia de 30 mW. El tratamiento se inició con una dosis de 1,5 J/cm2 (+/- 0,15 J por punto) progresando hasta 10 J/cm2 (+/- 1 J por punto) hacia el momento de completar seis semanas de tratamiento. En este caso, se eligió la acupuntura LASER, básicamente por el temor a las agujas que manifestó la paciente.
Resultado: Los nauseas y vómitos se resolvieron mediante acupuntura con LASER al final del tratamiento. Durante su transcurso el control de los mismos no superaba las 72 horas después de la aplicación .

CASO 2
Historia: Hombre de 44 años, vendedor, comenzó a sufrir dolores en la nuca y en el trapecio derecho, después de haber pasado el día llevando pesadas cargas desde y hasta un stand de exhibición. El paciente es diestro. No tenía antecedentes sobre los síntomas que presentaba al momento de la consulta.
Examen: Durante el mismo se constató que el rango de movimientos en el área cervical del paciente era prácticamente normal, con la sola excepción de la rotación derecha, la cual se encontraba ligeramente limitada (+/- 25%). Además, en el trapecio derecho se palparon varios puntos gatillo, coincidentes en algunos casos con puntos de acupuntura (15 TF, 21 VB); la articulación del hombro y la región nuca no presentaban alteraciones a la palpación.
Tratamiento: Los puntos gatillos del paciente fueron irradiados usando un LASER con una longitud de onda de 820 nm y una potencia de 20 mW, pulsadas a 16 Hz; dicho tratamiento fue administrado con una dosis de 60 J/cm2 (+/- 6 J por punto). Durante el tratamiento, el paciente hizo referencia a una sensación bien definida de comezón por debajo del puntal, lo cual dejó un área de hiperemia post-tratamiento. El paciente fue atendido en dos ocasiones, con una diferencia de 12 horas (es decir, a la noche y a la mañana siguiente).
Resultado: El tratamiento inicial desensibilizó los puntos gatillos a la palpación; el paciente refirió una franca mejoría.
Principios de Aplicación
Selección de unidad
Una unidad compuesta por un diodo simple es la más apropiada para el tratamiento de acupuntura LASER. Si bien una variedad de unidades han sido citadas en la literatura como medios efectivos para la realización de tratamientos de acupuntura LASER, la tendencia en años recientes ha apuntado hacia aparatos de alto poder con salidas radiantes de 30 a 20 mW en vez de 1 mW o menos que se recomendaba típicamente para aplicaciones acupunturales hace diez años atrás.

Uso de la técnica de contacto
La ley del cuadrado inversa se aplica a la luz radiante desde una unidad LASER, a pesar de tener mínima divergencia. En consecuencia, cuánto más lejos esté el cabezal del punto de aplicación, más grande será la zona de irradiación y más baja la densidad de fotones sobre la superficie del tejido. Para un tiempo de irradiación dado, cuanto más lejos esté el cabezal de tratamiento del tejido, menor será la exposición radiante (es decir, la dosis será menor).
Las unidades LASER de terapia están diseñadas para ser usadas en contacto (con presión firme), lo cual no sólo mantiene pequeña la zona de irradiación sino que también reduce la reflexión desde la superficie de la piel y ayuda a combinar un tratamiento de presión manual con la irradiación LASER.
En algunos centros de determinados países, particularmente en Japón, la técnica de contacto se combina con la manipulación vigorosa del cabezal para aumentar la estimulación .

Indicaciones para el tratamiento
A pesar de las contraindicaciones, en teoría, la estimulación LASER puede ser usada para reemplazar cualquier tratamiento de acupuntura para el cual se utilizan habitualmente las agujas de metal. La estimulación LASER es particularmente conveniente en los siguientes casos:
para el tratamiento de pacientes nerviosos o niños.
para el tratamiento de puntos especialmente sensibles (Ej. 1VC y 1VG).
para auriculoterapia
como alternativa de procedimientos invasivos en pacientes infectados con HIV o hepatitis.

Seguridad y buena praxis
Medidas de seguridad
Las unidades LASER, así como otros aparatos de electroterapia, deben ser mantenidos en buenas condiciones, de acuerdo con las recomendaciones del fabricante y tal como lo requieren las entidades de salud y seguridad locales. Estos aparatos deben estar en lugares de acceso restringido, limitado al uso por parte de los profesionales.

Peligros y contraindicaciones
Las precauciones estándar y los peligros asociados con la acupuntura (Ej. puntos prohibidos) se aplican a la acupuntura LASER, con la obvia excepción de aquellas precauciones o peligros referidos exclusivamente a la punción (Ej. peligros inherentes en los procedimientos deficientes en lo que se refiere a esterilización y asepsia).
El mayor peligro asociado con el tratamiento LASER es el riesgo potencial para los ojos a través del contacto accidental con el rayo LASER. Ésta es la razón por la que se recomienda suma precaución cuando se irradian puntos cerca del ojo, y la irradiación directa sobre el ojo por cualquier razón está contraindicada. Sin embargo, debe acentuarse que el riesgo de tal daño, mientras se utiliza el LASER, es insignificante, especialmente cuando el LASER es usado en contacto con el área irradiada (durante los tratamientos de acupuntura LASER) y cuando se utilizan anteojos de seguridad apropiados. Las contraindicaciones de tratamientos LASER incluyen:
Tratamiento LASER en caso de carcinoma activo o sospechado: esto se debe al efecto bioestimulador de estos aparatos, el cual puede exacerbar el crecimiento y la extensión de las células cancerígenas.
Irradiación sobre un útero durante un embarazo: ésta es una reconocida contraindicación que es común a la mayoría de las modalidades electroterapéuticas.
Irradiación sobre áreas de hemorragia: esto es una contraindicación absoluta a causa de la potencial exacerbación de pérdida de sangre a raíz del aumento del flujo del torrente sanguíneo causado por el tratamiento LASER.
Otras contraindicaciones: áreas hipoestésicas, heridas abiertas infectadas y los órganos reproductores.
Algunos comentarios referidos a los resultados sobre la "acupuntura con LASER" que presentan diferentes publicaciones.
Alivio del dolor: fue la aplicación más común del tratamiento de acupuntura LASER , en diversas etiologías como, por ejemplo, dolor musculoesquelético y neurogénico (Choi, Srikantha & Wu, 1986; Kreczi & Klinger, 1986; Shiroto, Ono & Oshiro, 1989).
Anestésico alternativo: suele ser utilizado para cirugías menores (Qin, 1987; Zhou Yo Cheng, 1984).
Investigación experimental sobre el manejo del dolor: los resultados obtenidos son generalmente positivos y reflejan la popularidad de la técnica en ciertos centros (Baxter, 1989). A pesar de esto, es interesante hacer notar que, al menos en un caso, esto es, en el tratamiento de la epicondilitis (Haker, 1991), la acupuntura convencional, demostró ser significantemente superior a la aplicación de acupuntura por LASER.
Sin embargo, otros estudios detallan tratamientos aparentemente exitosos en otras afecciones, tales como la inflamación pélvica y el hipertiroidismo (ej. Quin, 1987; Wei, 1981; Wu, 1983). Aunque tales estudios refirieron resultados positivos, están limitados por la falta de controles adecuados.
Como precursor de tales estudios clínicos de control, los estudios de laboratorio utilizando modelos de dolor experimental en voluntarios humanos sanos, representan una buena forma de evaluación de los efectos hipoalgésicos del LASER, bajo condiciones controladas. Sin embargo, a pesar de las ventajas potenciales en este acercamiento, sólo unos pocos estudios han sido completados hasta la fecha en ésta área, basándose en modelos experimentales de umbrales de dolor, con resultados variados (ej. Brockhaus & Elger, 1990; Martin, 1988; King et al, 1990). El primer estudio de Martín; (Martin, 1988: disertación sin publicar de la Universidad de Ulster) permitió hallar incrementos significativos en los umbrales de dolor mecánico después de una única dosis de LASER en el miembro inferior; de forma similar, el LASER sobre 4 puntos auriculares (0,03 J por punto) en el estudio de King (et.al.1990) produjo incrementos significativos en el umbral eléctrico del dolor, en comparación con controles no irradiados. En contraposición, Brockhaus & Elger no lograron encontrar efecto significativo alguno sobre el umbral de dolor después de la irradiación bilateral de los puntos de acupuntura 4IG Hegu y EX 37Jianqian (0,6 J por punto), mientras que los pacientes que recibieron tratamiento con agujas en este estudio, mostraron incrementos significativos en el umbral del dolor (Brockhaus & Elger, 1990). Ante tan contradictorios hallazgos, es necesaria una investigación adicional, a fin de establecer definitivamente el potencial hipoalgésico de la técnica de LASER en el laboratorio, ya que está probada su eficacia en la práctica clínica.
Ana María Carballo
Licenciada Kinesióloga
Publicado en Magazine Kinésico Número 14: Julio-Agosto de 2000

---
Aviso Importante: Magazine Kinésico no se hace responsable por el contenido de los artículos, haciéndose responsable de las mismas sus respectivos autores.

| Volver a la página anterior |

Diseño y Alojamiento | Martin Iglesias .EU