Magazine Kinesico | El Primer Portal para el profesional Kinesiologo, Fisiatra y Fisioterapeuta

Detalle del Artículo

Ultrasonido de 1 y 3 Mhz en el tratamiento de la paniculopatía-edemato-fibroesclerótica

El presente trabajo preliminar tiene como objetivo establecer una comparación práctica de los efectos fisiológicos entre el ultrasonido de 1 MHz y 3 MHz en la paniculopatíaedemato-fibroesclerótica (celulitis). Come método de diagnóstico se utiliza una placa termográfica. Esta nos permitió establecer rápidamente el estadio de la afección en que se encentraba la pacienta. Su ventaja radica en que es una técnica de bajo costo, puede llevarse a cabo en el consultorio del profesional, es de fácil y rápida ejecución, repetible, totalmente inocua, no agresiva y de lectura inmediata. Dicha placa se aplicó sobre la zona afectada antes y después de haberse aplicado el ultrasonido, para poder testear las modificaciones que ocurrieron en la zona.

Material
Como ya hemos mencionado el método de diagnóstico y comparación es la placa termográfica de contacto THERMO-CELL-TEST. Professional RW 315. Esta es una placa de acetato con cristales líquidos microencapsulados basado en la termografía de contacto de alta resolución, High Performance Contact Thermegraphy (H.P.C.T.). Esta característica tiene como propiedad la variación cromática de acuerdo a las diferencias de temperatura. Existe un mapa cromático para cada estadio, cada uno de ellos tiene una imagen característica. Las variaciones del color que se presentan al apoyar la place sobre la superficie de la piel, responder a la alteración en la distribución del flujo sanguíneo de la red capilar cutánea. Las zonas con éstasis sanguíneo y edema son más calientes (colores más azulados), mientras que los modules son más fríos (colores amarronados y negros). En el tratamiento usamos Sonother 310. Este ultrasonido trae incorporado ambas modalidades de aplicación 1 y 3 MHz. El aparato esta compuesto por un circuito electrónico de estado sólido y una diversidad de controles que se utilizan para seleccionar Los diferentes parámetros de acuerdo a las necesidades de cada caso. Cuando se hace imprescindible selectivizar aún mucho más su acción terapéutica es importante operar con controles de modalidad y frecuencia. A continuación haremos una breve descripción de los controles: Intensidad: se regula mediante una llave o botonera seleccionable desde 0,5 W/cm2 hasta un máximo de 3,5 W/cm2.
Modalidad: corresponde a la forma o modo en que se emiten las ondas ultrasónicas, existen dos modos: continua (o constante) durante la aplicación o bien en forma pulsante; acción alternada en forma rápida con espacios de descanso may breves. Esta última forma time dos posibilidades de elección: ultrasonidos pulsados de 50 Htz y de 100 Htz.
Tiempo: uno de los parámetros dosificadores es la cantidad de minutes aplicados, se necesita ajustar y limitar el tiempo de la sesión en forma precisa. Esto se lleva a cabo mediante un reloj mecanice con un avisador sonoro de la finalización del recorrido e indicador digital de alta precisión con avisadores ópticos y acústicos. El parámetro del tiempo va de 0 a 9 minutos. Frecuencia: consta de un circuito de 1 MHz (1 millón de ciclos por segundo) y otro de 3 MHz (3 millones de ciclos por segundo). La diferencia radica en la penetración en los tejidos. El ultrasonido de 3 MHz al trabajar en una frecuencia mayor tiene una escasa penetración, de 2 a 3 cm de profundidad, en cambio el de 1 MHz tiene menor frecuencia y por lo tanto una mayor penetración de hasta 6 a 8 cm.

Propiedades de la energía ultrasónica
Absorción: es la capacidad de retención de la energía acústica del medio irradiado que por rote interno se transforma en color. Reflexión: cuando un haz ultrasónico para de un medio a otro de diferente resistencia sónica se refleja en parte, tanto más cuanto mayor es la diferencia dentro de la resistencia de ambos medios.
Cavitación: se trata de un fenómeno que se produce con aumento de la intensidad que generan cavidades microscópicas al someter el medio a una fuerte fuerza de tracción. Estas cavidades se desmoronan en la fase de hipopresión. Dicha concentración de energía conduciría a disgregaciones de complejas celulares fijos o macromoléculas.
Intensidad ultrasónica: es la energía que se transmite por segundo por centímetro cuadrado de superficie, perpendicularmente puesta en dirección a la emisión: se mide en W/cm2. En relación al concepto de intensidad encontramos lo que se denomina "capa de hemirreducción tisular". Es la propiedad en que la intensidad se reduce a la mitad de la inicial debido a las pérdidas por la absorción y por dispersión del haz ultrasónico.

Mecanismos de acción
Acción térmica: los tejidos al absorber energía sónica liberan energía calórica, por ello hay un aumento de temperatura en forma de diatermia. A su vez la absorción depende de la falta de homogeneidad del tejido cuyas propiedades acústicas difieren. En las superficies limítrofes existe un aumento considerable de la temperatura por el fenómeno de la reflexión y la formación de codas estacionarias. Pero debemos recordar que la temperatura de los tejidos disminuye a mayor profundidad por la amortiguación de la energía del haz y por la corriente sanguínea que actúa disipando el calor (termo regulación corporal). Acción mecánica: la onda ultrasónica produce en el medio dilataciones y compresiones que originan deformaciones elásticas momentáneas. Se produce tracción y presión que actúan sobre cada una de las partículas celulares y tisulares, provocando un amasamiento del tejido celular. La distancia que alcanzan a recorrer las partículas del tejido al recibir estas presiones, se llama amplitud sónica e amplitud de la oscilación que depende de la frecuencia (la aceleración es directamente proporcional al aumento de la frecuencia). Las diferencias de presión aumentan así los procesos de difusión por mejoramiento de la permeabilidad de las membranas celulares. Acción electroquímica, química y coloidoquímica: al desintegrarse ciertos compuestos químicos se liberan nuevas sustancias intermedias. En el masaje se liberan y entran en circulación agentes activos, (hormones), sustancias vasodilatadoras o estimulantes del metabolismo que pueden provocar acciones locales o a distancia. El ultrasonido tiene la facultad de transformar los coloides de geles a soles, es decir, puede hacer penetrar o depositar agua en los tejidos que están pobres de ella (acción tixótropa).

Efectos fisiológicos
Hiperemia: se produce a cause de los siguientes factores: la acción térmica y la irritación vibratoria sobre el plexo terminal nervioso que regula el estado reaccional de los vasos. Esta excitación conduce a la vasodilatación, aumenta la irrigación de la zona irradiada.
Aumento de la permeabilidad celular y otros efectos secundarios: la energía ultrasónica actúa sobre la membrana celular aumentando el metabolismo al mejorar su difusión, actuando como un catalizador físico que acelera el proceso.
Acción refleja y ganglionar: los corpúsculos terminales nerviosos son sensibles al efecto mecánico. De elle se explica que el ultrasonido los excite y lleguen por la vía neurovegetativa al órgano correspondiente donde se desencadenan sus propias funciones.
En resumen, se pueden describir los siguientes efectos sobre los tejidos: acción hiperemiante; acción espasmolítica; acción antiflogística; acción analgésica

Método
Como requisito les pedimos a las pacientes que no fumaran en la última hora previa al examen y ninguna de ellas se encontraba tomando medicación.
En ninguno de los casos habían realizado tratamientos anteriores para la paniculopatía-edemato-fibroesclerótica.
En una ficha se especificó la posición de la paciente y la zona exacta donde se tomó la prueba para poder realizar futuras comparaciones.
Se colocó a la paciente en decúbito ventral por lo memos diez minutos antes de efectuar el examen para lograr una adecuada relajación y se constató que la piel se hallara limpia, seca y libre de cremas o cualquier otra sustancia.
Se aplicó la placa con presión uniforme y constante.
Se realizó la evaluación con la placa antes de cualquier examen palpatorio para evitar modificaciones de la temperatura de la zona.
La temperatura ambiente se mantuvo entre 21/24ºC.
El ultrasonido se aplicó una sola vez en las zonas elegidas de ambos miembros inferiores, en un perímetro de 10x10 cm2. Se demarcó la zona donde se irradió, en una se aplicó ultrasonido con una frecuencia de 3 MHz y en la otra 1 MHz. Para ambos se usó una potencia de 2 W/cm con ambas modalidades durante 8 y 15 minutos respectivamente. La técnica de aplicación es masaje por deslizamiento con gel neutro como sustancia de acople.

Relación patogénica y termográfica
Tejido sano
Examen Clínico: la superficie cutánea se presenta lisa, a la palpación no hay alteración de la consistencia ni pastosidad superficial o profunda.
Histología: la membrana citoplasmática de los adipositos constituyente del tejido celular subcutáneo está en contacto íntimo con los capilares y tiene un gran intercambio. Los adipositos y los capilares se hallan envueltos por una malla laxa de fibrillas reticulares argentófilas precolasenas.
Imagen termográfica: la imagen es uniforme, homogénea. La irrigación sanguínea de la red capilar está conservada. No se presentan zonas hipotérmicas ni hipertérmicas.

Estadio I
Paniculopatía-edemato-fibroesclerótica:
Examen clínico: la superficie cutánea se observa lisa a la palpación se comienza a percibir el aumento de la pastosidad y disminución de la elasticidad.
Histología: existe una trasudación al espacio extracelular producto de un aumento de la permeabilidad capilar. Se altera la microcirculación, hay estasis sanguíneo de los capilares. Imagen termográfica: La imagen es moteada, con zonas hipertérmicas de bordes difusos preducto del edema y estasis circulatorio rodeadas de áreas hipotérmicas con menor irrigación local.

Estadio II
Paniculopatía-edemato-fibroesclerótica:
Examen clínico: A la observación la superficie cutánea se presente lisa o con mínimas irregularidades y al palpar se percibe al aumento de la pastosidad y disminución de la elasticidad. Histología: se agudizan las alteraciones del estadio 1 y proliferan las fibras reticulares laxas que rodean a los adipositos y capilares. Hay hiperplasia e hipertrofia de las fibras, lo que provoca una deformación de las células grasas y aumenta la compresión de los capilares con el consiguiente éstasis circulatorio.
Imagen Termográfica: la imagen no difiere del estadio I, pero es útil pare realizar un diagnóstico precoz de la paniculopatía.
Imagen con manchas esfumadas: presencia de manchas de colores, grandes, de márgenes esfumados, confluentes entre ellas. Esta imagen es la indicativa del primer y segundo nivel en la Paniculopatía-edemato-fibroesclerótica: el edema.

Estadio III.
Paniculopatía-edemato-fibroesclerótica:
Examen clínico: A simple vista, la superficie cutánea es irregular. Al palparla se nota la pastosidad con perdida de elasticidad y compromiso del tono cutáneo.
Histología: El edema disminuye, hay microaneurismas y hemorragias en el tejido adiposo con proliferación fibrosas. Las fibras reticulínicas laxas se transforman en fibras precolasenas que encierran a grupos de adipositos con alteraciones tróficas y estructurales. Esto conduce a la formación de una cápsula de fibrillas correctivas densas y esclero-hialinas que agrupan a las células grasas. Estos son los micromódulos que miden de 150 a 200 micrones.
Imagen Termográfica: Se presentan pequeñas zonas hipertérmicas de bordes nítidos producto de los microaneurismas y hemorragias rodeados por áreas hipotérmicas.
La temperatura de estas áreas no superan el mínimo requerido por la placa termográfica pare su cromaticidad que pueden ocupar hasta el 25% del total de la misma.
Imagen en piel de leopardo: presencia de numerosas manchas de colores, pequeñas, con márgenes bien definidos. Esta imagen declara la presencia de señales térmicas con pequeños nódulos irregularmente distribuidos en un área fría.

Estadio IV
Paniculopatía-edemato-fibroesclerótica:
Examen clínico: a la observación la superficie cutánea está cubierta por irregularidades, se percibe una sensación de discontinuidad del tejido con micro y macroelevaciones de la superficie de la piel que corresponden a los macronódulos (retracciones cutáneas).
Histología: esta etapa corresponde a la esclerosis (lipoesclerosis) que no debe confundirse con el último proceso evolutivo de la celulitis: Paniculopatía-edemato-fibroesclerótica. Se fusionan micronódulos que son rodeados por una cápsula conformando macronódulos que miden de 5 a 20 mm. Imagen termográfica: las imágenes, que se conocen como "Black Holes" (agujeros negros), corresponden a grandes áreas hipotérmicas en forma de grandes manchas negras que no alcanzan la temperatura requerida por la placa para su cromaticidad y que ocupan entre el 50 y 75% del total de la misma rodeadas de pequeñas zonas hipertérmicas bien definidas.

Resultados
Hasta hoy las observaciones que pudimos realizar se basan en el estudio preliminar de un total de seis pacientes de sexo femenino con una edad promedio de 33 años. En el primer grupo de 3 pacientes se aplico ultrasonido de 1 y 3 MHz con modalidad pulsante de 50 Htz por segundo con intensidad de 2 W/cm2 durante 8 minutos. Para cada caso después de analizar la aplicación del ultrasonido se esperaron por lo menos 10 minutos para volver a tomar la imagen termográfica. Imagen previa al ultrasonido de 1 MHz: se evidenció la imagen en piel de leopardo con zonas cálidas que muestran un edema perinodal. (Fig. 1)
Imagen post-tratamiento: hubo una variación cromática de las zonas edematosas con leve modificación en el interior del nódulo. (Fig. 2)
Imagen previa al ultrasonido de 3 MHz: se constataron pequeños nódulos más fríos con edema alrededor de los mismos, un grado III de la paniculopatfa-edemato-fibroesclerótica. (Fig 3)
Imagen post-tratamiento: desaparición del edema limítrofe a los nódulos asemejándose a la imagen del estadio II de la patología. (Fig. 4)
En el segundo grupo de 3 pacientes se aplicaron ambas formas con la misma intensidad que la anterior, se incrementó el tiempo (15 minutos) con modalidad constante. Imagen previa al ultrasonido de 1 MHz: se vio la imagen característica del III estadio de la paniculopatía (Fig. 5)
Imagen post-tratamiento: hubo reducción del tamaño del nódulo con difusión del área cálida. (Fig. 6)
Imagen previa al ultrasonido de 3 MHz: similar a la observada anteriormente (Fig. 7)
Imagen post-tratamiento: el interior del nódulo se hizo mas cálido mientras que el edema periférico se hizo claramente hipertérmico (Fig. 8)
El ultrasonido de 3 MHz con tiempos mínimos de 15 minutos y modalidad continua provocó modificaciones evidentes en cuanto a la temperatura de la zona con mejoramiento de la irrigación local. En tanto que el ultrasonido de 1 MHz trabajado en ambos modos y con los dos tiempos evidenciamos que no hubo modificaciones importantes de la temperatura de la zona pero sí vimos pequeña disminución del edema intersticial.








Bibliografía
Kienitz, Pedro, La Terapéutica con el Ultrasonido, Ultrasonoterapia, Ed. Alfa, Buenos Aires, 1952:113-177.
Marzorati y Curri, Termografía a contatto e cellulite PEF, Internaciónal Products & services. Milano, 1994.
Pinto, Raul, Digitalización de Imágenes de Termografía de Contacto en la Paniculopatía Edemato Fibroesclerótica, Num 8, III: 5-10, 1997.
Pinto, Saenger y Govantes, Paniculopatía Edemato Fibroesclerótica, Cap. Argenune. Escuela Española de Medicina Estética, Barcelona, 1995.
Zaragoza, Juan, Ultrasonido, Edic. Cientifica y Técnica, Ed. Mason-Salvata Buenos Aires, 1977, Ira. edición: 453-474.
Zauner-Gutman, Fisioterapia Actual, Ed. Jims, Barcelona, 1971: 162182.
El Ultrasonido Terapeutico, Boleun de Información Profesional Nro. 7, Buenos Aires, 1995: 3-7.
Lic. Klga. Ftra. Ana Canterucio
T. F. Claudia Pereiro
Publicado en Magazine Kinésico Número 01: Junio de 1998

---
Aviso Importante: Magazine Kinésico no se hace responsable por el contenido de los artículos, haciéndose responsable de las mismas sus respectivos autores.

| Volver a la página anterior |

Diseño y Alojamiento | Martin Iglesias .EU